Albores Vicálvaro

El proyecto Albores-Vicálvaro es un proyecto socioeducativo que consiste en la intervención con  menores, de 8 a 12 años, que asisten de lunes a jueves de 16:30 a 18:30 horas, para recibir apoyo escolar y participar en actividades de ocio educativo, en un local cedido por la Junta Municipal de distrito Vicálvaro, situado en el Bulevar Indalecio Prieto, barrio de Valdebernardo.

Beneficiarios

Menores y sus familias. Actualmente las familias que acuden son familias residentes en la parcela 13,  14 y 42, viviendas sociales del IVIMA y del IRIS, en las que las familias residentes tienen  diferentes problemáticas, a destacar problemáticas económicas y derivadas de esta situación.

Trabajo

ALBORES consiste en una hora de apoyo al estudio en el que las educadoras no sólo apoyan y  ayudan en las tareas escolares, también motivan por continuar estudios superiores y enseñan habilidades y técnicas de estudio que puedan servir a los menores en su desarrollo curricular.

Sin olvidar que el mero hecho de crear el hábito de llegar del colegio y hacer las actividades  escolares crea el hábito en los menores de no dejar los deberes para última hora.

En cuanto a la hora de ocio consiste en actividades educativas de ocio dirigidas por las  educadoras con diferentes temáticas de interés para los menores, con el fin de trabajar con  ellos una variedad de temas, desde lo lúdico y divertido, sobre valores como el compañerismo y la cooperación, la interacción en grupo y el disfrute de un ocio saludable.

Financia

La Caixa ProInfancia.

Caixa Proinfancia  Distrito Vicalvaro

  • Se ha creado un espacio de referencia para los menores y sus familias. En menos de un año han incorporado el fanal como lugar de referencia en el que se acercan para penas y alegrías. Desde el punto de vista de los menores las familias están muy implicadas en el seguimiento de los menores y se acercan asiduamente para hablar con las educadoras esto muestra una interacción familia-fanal muy positiva tan difícil en estas familias. La interacción familia-centros escolares es muy baja en las familias que acuden según nos comentan desde los colegios en cambio la interacción familia-fanal es bastante alta.

  • Convivencia e interacción de menores de diferentes edades, valores, contextos y culturas, con escasos conflictos entre los mismos. Se ha creado un clima de respeto y conocimiento de lo que hasta el momento era diferente. Los menores utilizan el espacio además para preguntar a los compañeros sobre sus culturas y costumbres. Se han roto estereotipos sobre culturas que tenían los menores al principio del programa y se han convertido en transmisores a sus contextos externos, familias, amigos, etc. Incluso en los juegos en la parcela y otros contextos la interacción de estos menores ha aumentado consiguiendo un acercamiento de las familias aunque sea simplemente por el mero hecho de que jueguen juntos sus hijos.
  • Desde lo escolar los profesores nos refieren que han notado un cambio considerable en el trabajo que mandan a casa, los llevan hechos con frecuencia mientras que anteriormente eran escasas las veces que los hacían, incluso han vuelto a normalizar a alumnos que antes no se los mandaban porque nunca los hacían.

  • La asistencia de los chicos y chicas al fanal es regular, diariamente acuden cuando muchos de ellos no acuden a los centros escolares con regularidad.

  • Han adquirido normas y hábitos de coeducación, todos limpian y recogen la clase diariamente. Al principio los chicos fueron más reticentes sobre todo por su cultura patriarcal que los marca mucho los comportamientos de que los hombres no limpian. A día de hoy todos los menores limpian sin distinción de género.

  • Han adquirido también hábitos de cuidado y la responsabilidad de cuidar, esto lo hemos hecho con unos peces que tenemos de mascota, diariamente les dan de comer por turnos mensuales, les cambian el agua y todo lo que hay que hacer para que no se mueran. Muchos de estos menores no tienen mascotas en casa de ningún tipo por lo que es una forma de responsabilizarles del cuidado que representa una mascota.